Como afecta el 28-A a las eléctricas. Esto es lo que dicen los partidos sobre el recibo de la luz.

Las más de las veces los programas electorales se quedan en meras declaraciones de intenciones, en simples listados de objetivos y sin apenas concreción sobre las medidas que se quieren ejecutar. Y cuando las propuestas se refieren, además, a un tema tan popular y a la vez tan complejo como la manera de rebajar la factura eléctrica las posibilidades de que se entre en detalles es cada vez menor.

Los partidos políticos llegan al 28-A con programas electorales que se ajustan a lo esperado (más lista de deseos que lista de medidas). Pero en ellos se encuentran propuestas más que variopintas sobre cómo conseguir algo tan esperado por todos los consumidores y por las empresas como una rebaja del recibo de la luz.

PSOE.-

El programa electoral socialista –no es el único- no recoge medidas concretas para rebajar el recibo de luz. Pero en el los últimos meses el Gobierno de Pedro Sánchez ha diseñado planes energéticos y medioambientales que, según ha subrayado el propio Ejecutivo, tendrán como efecto directo una rebaja de la factura eléctrica.

El Ministerio para la Transición Ecológica, dirigido por Teresa Ribera, deja hecho un plan que supone una auténtica revolución energética y ambiental. El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima es la hoja de ruta con objetivos hasta 2030 en generación eléctrica para extender las renovables e ir reduciendo el uso de nucleares, carbón y gas. La descarbonización de la producción eléctrica permitiría, según fuentes ministeriales, rebajar el precio de la factura de la luz un 12% en 2030, en relación al precio que tendría si no se toman las medidas.

El Gobierno ya adoptó medidas de choque el pasado año para frenar la subida de la luz. La medida fundamental, la suspensión del impuesto a la generación (que grava con un 7% el valor de toda la producción eléctrica) era solo temporal y expiró hace dos semanas

Además de esperar que el uso masivo de renovables suponga un abaratamiento de la electricidad a medio plazo, el actual Gobierno –si se mantiene tras las elecciones- confía en poder emprender una reforma integral de la fiscalidad energética, del mercado mayorista de la electricidad y del método de formación de precios para conseguir rebajar el precio final que paga el consumidor.

Partido Popular.-

El Partido Popular concreta poco sus propuestas para rebajar la factura eléctrica de los consumidores en su programa electoral. Los populares reiteran una de las propuestas que han mantenido en los últimos meses con insistencia –la eliminación del impuesto a la generación del 7%- y resuelve la cuestión con un más que genérico “impulsaremos políticas que reduzcan el precio de la luz de los hogares y empresas”. En las últimas semanas, el gurú económico de la nueva dirección del PP, Daniel Lacalle, ha precisado su intención de “bajar los costes fijos y los impuestos de la luz”.

“Utilizaremos los ingresos adicionales que se deriven del aumento de los derechos de emisión de CO2 en los mercados europeos”, recoge el programa del PP, “para modular la fiscalidad de la energía, rebajando así en cada momento del tiempo la factura energética de la industria”. El actual Gobierno ya ha maniobrado para poder utilizar este año para cubrir los costes eléctricos y de políticas ligadas a la electricidad hasta 1.100 millones de euros procedentes de las subastas de derechos de emisión de CO2 (frente a los 450 millones de años anteriores).

En paralelo, frente al plan del Gobierno de Sánchez de impulsar las renovables como fórmula principal para rebajar el precio de la electricidad, desde el partido comandado por Pablo Casado se precisa que lo que hay que hacer es “aprovechar al máximo las opciones de renovables que ya son competitivas”, precisa, “pero sin renunciar a otras tecnologías que aún son útiles a nuestro país”.

No concreta el PP cuáles, pero fuentes políticas apuntan que habla en concreto de las nucleares y la necesidad de alargar el calendario previsto por el Gobierno de cierre de estas centrales entre 2027 y 2035 como vía para contolar los costes del mercado eléctrico.

Podemos.-

La coalición liderada por Pablo Iglesias apuesta por una factura de la luz “más barata y justa” por una doble vía, con medidas directas para rebajar el recibo y otras que supuestamente tendrían efectos indirectos en el mismo sentido.

Entre las primeras, Podemos apuesta por reducir hasta “un precio muy bajo” los primeros kilovatios hora de consumo –los que son “imprescindibles para llevar una vida digna”-  para ir elevando el coste según vaya aumentando el consumo para “penalizar el derroche”. Y, además, propone reducir el peso máximo del término fijo de la factura hasta un máximo del 25% del precio final.

En paralelo, como medidas que de manera indirecta servirían para contener el precio de la electricidad, Podemos apuesta por crear una gran eléctrica pública que sirva para “implementar una factura de la luz más baja y de garantizar que nadie sufra pobreza energética”, al tiempo que permita impulsar la instalación de más renovables.

En el mismo sentido, Podemos pretende impulsar un cambio den el funcionamiento del mercado mayorista de electricidad (al que se refiere como “la subasta” en su programa) para que la “energía renovable (más barata) tenga una retribución estable y sea la que marque el precio, y no las energías más caras como ahora”. Actualmente el mercado es marginalista, como en el resto de Europa, y la última tecnología de producción eléctrica para cubrir la demanda es la que marca el precio para todas las demás.

En paralelo, “se e establecerá un cargo para compensar la sobrerretribución (beneficios caídos del cielo) de algunas centrales e impulsar la transición energética” y también, para controlar el funcionamiento del mercado eléctrico desde la Administración, la formación morada propone recuperar automáticamente la gestión pública de las centrales hidroeléctricas cuando caduquen sus concesiones.

Ciudadanos.-

Ciudadanos es el que ofrece mayor concreción sobre los objetivos de rebaja de la factura eléctrica, pero sin tantas precisiones sobre cómo hacerlo. Y es que el partido de Albert Rivera cifra en su programa electoral su intención de recortar un tercio el recibo de la luz. ¿Cómo? Eliminando impuestos –sin concretar cuáles- y evitando los “costes heredados de la nefasta gestión del PP y del PSOE” –tampoco detalles a cuáles de los cargos de la factura se refiere-.

“Eliminaremos de la tarifa eléctrica los costes heredados de la nefasta gestión del PP y del PSOE y premiaremos la eficiencia en el consumo para reducir su precio en más de un 30%. Plantearemos una senda de reducción tanto de la deuda tarifaria como de los costes políticos que suponen la mitad de la factura de los hogares”, apunta Ciudadanos en su texto de propuestas electorales.

El partido naranja apuesta por una reforma de la propia tarifa eléctrica para “hacerla más transparente, estable y predecible”, al tiempo que se busca “promover la competitividad de nuestra industria” rebajando el coste de la electricidad. En este sentido, Ciudadanos promete un Estatuto del Consumidor Electrointensivo con mecanismos para rebajar la factura de las grandes industrias (una medida ya puesta en marcha por el Gobierno), fomentará los contratos bilaterales de venta de energía eléctrica (los denominados PPA) y se aumentará el impacto de los mecanismos para compensar a las emprensas los costes indirectos de emisiones de gases de efecto invernadero.

Vox.-

El partido de ultraderecha no recoge en su programa económico medidas concretas para rebajar la factura de la luz, al menos no más allá de apostar por la expansión de las energías renovables reconociendo que son más baratas y que con ello se contendrá el precio de la electricidad.

Vox propone una “fuerte inversión” en renovables competitivas, singularmente fotovoltaica y eólica, durante la próxima legislatura (para sumar entre 3.000 y 5.000 megavatios de potencia de energías verdes cada año). “Ayudan a la reducción de emisiones y son rentables económicamente a nivel de sistema (coste total inferior al coste térmico evitado)”, apunta el partido de extrema derecha de Santiago Abascal.

“Algunas energías renovables, como la eólica y la fotovoltaica, han alcanzado una madurez tecnológica y su coste completo de producción (incluida la retribución al capital), es inferior al coste variable de las energías térmicas e inferior al ingreso necesario para cubrir las necesidades de caja de la energía nuclear”, reconoce Vox en su programa económico.

Vox apuesta por cambios en la aplicación del IVA, con el objetivo de aumentar los ingresos por este tributo agrandando la lista de productos que pagan el tipo general (21%). La electricidad ya paga este tipo máximo, y así se quedaría. Lo que sí propone la formación ultraconservadora es rebajar el IVA del 21% al 10% para la compra de coches eléctricos y dejar exento el impuesto sobre la electricidad para la recarga de energía de vehículos eléctricos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *